LA VIDA NUNCA ESPERA

                La calma dio paso al caos en aquella fría mañana de noviembre, cuando, el viejo profesor Serafín Marías se alzó en un espasmódico salto de… Sigue leyendo