Publicación de la categoría: Crónicas de la nada

MAÑANA SERÁ OTRO DÍA

      El bar del barrio huele a lejía y pan tostado. Torcuato, el dueño, acaba de encender el transistor, suena Radio Nacional de España mientras otros dos señores, acodados en la… Sigue leyendo

LA VIDA NUNCA ESPERA

                La calma dio paso al caos en aquella fría mañana de noviembre, cuando, el viejo profesor Serafín Marías se alzó en un espasmódico salto de… Sigue leyendo

Mar invisible

      En los últimos diez años hemos tenido cinco mudanzas. Siempre a rastras con los trastos, siempre pisos sin amueblar, siempre todo vacío. Me gusta pensar que pequeños trozos de mí… Sigue leyendo

Ventanas en la noche

              Aquella noche, como tantas otras, el inquilino de la 302 estuvo pintando hasta muy tarde, llevaba meses bloqueado, saturado, desilusionado. Llegó a creer que dejando a… Sigue leyendo

La lavadora

              En la vieja casa tenía Lupita un despacho minúsculo orientado al sur que hacía también las veces de cuartito de la colada. El mobiliario estaba compuesto… Sigue leyendo

Los aviones

Cuando Ramiro coge su termo de café y recorre la casa buscando las zapatillas, va construyendo en su mente y en el futuro próximo posibles desenlaces para las diversas problemáticas ocurridas en el… Sigue leyendo

La cara oculta de la luna

             Reconozco que aquella noche bebí demasiado, de hecho, seguí bebiendo una vez los rayos del sol comenzaron, implacables, a contornear los cuerpos, en aquel bar de mala… Sigue leyendo

Ferrarelli

“Las congas son bellas porque no van a ninguna parte”. Jep Gambardella.   Guido Ferrarelli estaba sentado en una de las mesas más lejanas de la escena, pero estaba presente, siempre lo estaba,… Sigue leyendo

La leyenda de la ciudad sin muerte

Gozaban abrazados y felices, como cada quince de septiembre, los habitantes de Ciudad Blanca, dos niñas con divertidos ramilletes de margaritas en el pelo revoloteaban persiguiendo a un gato, los ancianos con tierna… Sigue leyendo

La ventana

No es un objeto, ni un rectángulo vacío, ni un espejo improvisado. No es un caparazón, ni un televisor, ni un chubasco derramado. Un segundo tarde siempre y sin saber lo que ha… Sigue leyendo